Fondant de chocolate con sorpresa

Para todos los que se derriten por el chocolate!



Tiempo total : 10 minutos

Ingredientes para 4 personas

120 g de chocolate negro

60 g de chocolate blanco

100 g de chocolate con leche

60 g de mantequilla derretida

2 huevos

60 g de azúcar glas

20 g de harina

4 g de levadura

120 g de chantilly

Fresas

Frambuesas


Utensilios

1 cubitera

1 palillo

Papel de horno

4 ramequines de vidrio

4 moldecitos de papel

1 olla a presión Chefclub by Tefal


Etapa 1/4

Derrita el chocolate con leche, el chocolate blanco y la mitad del chocolate negro. En una cubitera, llene 2 compartimentos con chocolate negro y 2 compartimentos con la mitad de chocolate negro y la mitad de chocolate blanco, y luego mezcle los chocolates con un palillo. Reserve en un lugar fresco.

Etapa 2/4

Tome 1 cucharadita de chocolate con leche derretido, colóquelo sobre papel de horno y extiéndalo y alíselo hasta formar un disco. Una vez formados 4 discos en total, decórelos con líneas, zigzags o puntos de chocolate blanco y cree efectos de marmolado con un palillo. Reserve en un lugar fresco.

Etapa 3/4

Mezcle el resto de chocolate negro y la mantequilla derretida. Bata aparte los huevos con el azúcar glas y luego incorpórelos al chocolate. Añada la harina y la levadura, y mézclelo todo hasta lograr una masa homogénea. Coloque los moldecitos de papel en los ramequines y vierta en ellos la masa. A continuación, introduzca los cubitos de chocolate.

Etapa 4/4

Vierta 75 cl de agua en la olla a presión y luego coloque la cesta de vapor. Coloque los ramequines en la cesta y cierre la olla. Ponga el selector en y deje calentar a fuego fuerte hasta que empiece a salir vapor. A continuación, cocer a fuego suave durante 10 minutos. Una vez terminada la cocción, ponga el selector en, deje salir el vapor y abra la olla. Desmolde y sirva en platos con chantilly y frutos rojos. Coloque los discos de chocolate sobre los pastelitos: se derretirán y los cubrirán. Corte los pastelitos para que salga su núcleo derretido y... ¡a disfrutar!